Risas , llantos, achuchones gratis, besos , gritos, bromas, quejas, carcajadas, piropos; más besos, de todos los colores; de repuesto, de regalo y de ida y vuelta.

 Ternura , transparencia e inocencia...Toda la que vas a ir empezando a perder.

 Perdóname por ser tan "mala" si eso significa enseñarte a vivir:

  • A aprender a aceptar mis "noes", para que asumas con el tiempo los de los demás.
  • A aprender a encajar injusticias, aunque no las  entiendas.
  • A aprender a aceptar mis "órdenes", para que seas dócil, cuando lo necesites, siguiendo normas.
  • A aprender a mantener el orden de la casa, para que esa costumbre se haga "ley", y esa norma también la tengas presente en  tu cabecita ,  como siempre te digo; para que mantengas tu mente ordenada.
  • A aprender a querer a tus hermanos aunque te estén chinchando,y aprender a verlos con los ojos del corazón; para que yo cuando no sirva de apoyo , me quede tranquila porque tenéis lo más preciado:  los unos a los otros. Y sobre todo guárdate para ellos siempre un beso y un abrazo; el que más te cueste...

Porque el valor de estos esfuerzos serán como una poción mágica para todo el que tenga un cachito de tu corazón y poción mágica también para  ti, porque  que te hará un ser genial.


Aprende que estos esfuerzos  son "sacrificios" como dice tu abuela, porque no siempre se es feliz haciendo lo que uno quiere en cada momento y guardándose todo lo mejor para uno.

 Darse, te hace grande, como tú ya lo eres. Y seguirás creciendo porque eres grande para todo y porque sientes en mayúsculas...

P.D. : 13 años ya, y la vida  parece  que se te  complica (pero sólo lo parece); seguro que crees que todo esto de crecer es un rollo, pero te prometo que va a merecer la pena.

Ah!¡¡¡ Y no te quejes más que "la maldición del niño de en medio" no existe!!!

  "EL NIÑO DE EN MEDIO" HA CONSEGUIDO QUE SU MADRE VUELVA A  ESCRIBIR PARA SORPRENDERLE POR SU CUMPLE CON UNA CARTA, QUE NO ES POCO. 

QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS CON ESA SONRISA

"Feliperpetuidad"




 " Dentro de veinte años, lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. 

Explora, sueña, descubre."


Mark Twain




    Puede que la mejor forma  de sentir la plenitud de la felicidad, sea el dejar de correr detrás de ella. Creo que la aterrorizamos realmente con nuestras expectativas tan empinadas... ¡y se nos esconde!

     Hay que dejar de pensar  al levantarnos por la mañana que  tenemos como fin supremo , único  y depurador; la consecución del "SER FELIZ EN MAYÚSCULAS", pero no un poquito, no; mucho. Queremos el estado zen completito y grande, grande!! Demasiado pedimos. Parece que vayamos detrás de ella con una  ballesta y un saco  para meterla en nuestra jaula... Así, la pobre nos da esquinazo.

    Me  doy cuenta con el paso de los años, que aumentan mis miedos y me dan terror cada vez más mis potajes emocionales; y que por más garbanzos  y sal que le intentes echar al asunto equilibrio mental-emocionalmente-feliz, hay veces que la cosa te sale pa chuparse los dedos y otras que más vale que no hubieras metido los dichosos garbancitos en la olla. Y no pasa nada. Unas veces te salen horrorosooooos y se te queman , pero ya mañana saldrán mejor; ¡seguro! Y si no tiramos de spaguettis que son más prácticos y facilones con un brick de tomate.

    ¡Pues sí! , resulta que hay más en la vida, que pillarse un berrinche porque crees que los planetas se han alineado contra tí porque no consigues la felicidad que quieres ( y que en realidad desconoces porque no sabes ni qué carita  ni qué color tendrá); y  para más inri, no le encuentras “sentido” a que se te queme el potaje

    Es más, tendemos a tener afán de protagonismo y pensamos que a nadie más se les queman. Somos súper víctimas y los exclusivísimos protas de nuestra tragedia.

 ¡¡¡PAPARRACHADAS!!!


    Nadie  tiene una vida perfecta y a todo el mundo se le queman de vez en cuando los garbanzos. Y no por eso va a ocurrir una catástrofe colosal, ni se le desploma el cielo sobre la cabeza a  nadie... Y por supuesto nadie nos va a traer ni la olla, ni los " avíos" ni los garbanzos perfectos para tu cuerpo serrano.  Qué va.

 NO SE PUEDE SER FELIZ TODOS LOS DÍAS. O AL MENOS QUE YO SEPA; CONSCIENTEMENTE. QUÉ RE-FELICES SERÍAMOS LA MAYORÍA DE NOSOTROS SI SUPIÉRAMOS QUE REALMENTE LO ESTAMOS SIENDO. 

NO EXISTE LA "FELIPERPETUIDAD"; SEGURAMENTE NOS ABURIRRÍAMOS DE ELLA. 

SOMOS ASÍ  DE BRUTIT@S.

CON ALTERNATIVAS Y GARBANZOS QUEMADOS, EL POTAJE FINAL SIENTA MEJOR CUANDO REALMENTE NOS SALE...

 Vivir y sufrirlo todo, eso es lo que no queda; encajando lo sufrido con estilo. Y de esa pasta nos vamos haciendo, de nuestras elecciones (aciertos y "piciazos"), de potajes, salados y sosos, quemados y estupendos.


De esto va la peli y no de otra cosa, os lo digo yo.

Para garbanzos "reveníos"; pastillita de avecrem… y UNA BUENA SONRISA. O te pasas a los socorridos spaguettis, o  a los macarrones o a lo que te salga del alma. Y si con eso no te basta, ¡tira por el w.c. el lexatín! que  también  le puedes echar un poquito de huevos a la cosa y apañarte una tortillita. Porqué no.


     La pura verdad es que por poco que nos guste, uno es fuerte porque antes fue débil y nos reímos porque estábamos antes tristes. Callamos porque alguna vez hablamos demasiado.

Y lloramos porque aprendimos a  gozar y por alguna razón dejamos de hacerlo; dejamos de gozar presencias de quienes quisimos, ausencias que añoraremos siempre... Dejamos de gozar de salud, de trabajo, de amistades que apreciábamos... nada va a cambiar nunca, porque el reloj no se parará hasta el final.

      La vida no se merece que nos preocupemos tanto, porque intentar ser feliz  a toda costa no te garantiza que lo llegues a ser realmente. La realidad es que sufrimos, porque estamos vivos  y no hay más "tutía", y este viaje sólo tiene una dirección; un sentido y un destino: ser pesimistas u optimistas nos llevará al mismo lugar:

    Nos moriremos todos de igual forma y sólo nos llevaremos la forma en la que decidimos pensar cómo debemos de tomarnos las cosas.  Bien o mal. Luces y sombras. Colores o grises... Conformismo, autosuficiencia, desinterés, objetos y bienes materiales... 

Sinceramente creo que tan sólo deberíamos aspirar a distinguir momentos y a valorar las personas que nos llevan dentro.


    Y probablemente me quede con los momentos que no significan nada, pero también con los que significan todo. Y  por supuesto me quedo con esas personas que se han equivocado tanto en la vida, que cada arruga y cicatriz representan una batalla perdida...porque esas mismas arrugas y cicatrices también se nutrieron alguna vez de una sonrisa fruto de una victoria. Esa sonrisa SALVAVIDAS que  no debe de faltarnos NUNCA.





 Y DE VERDAD QUE  NOS MERECEMOS UN BUEN VIAJE TODOS, PORQUE NO REPARAMOS EN QUE NUNCA "VIVIMOS" REALMENTE, PERDIÉNDONOS LO MEJOR DE LOS PAISAJES ESPERANDO  A VIVIR,  "FELIPERPETUAMENTE".



así que suelta amarras... y abandona puerto seguro.




Hija 3 (9 años):  - " ¡¡¡Mami, mami!!! -

( Mis niños me repiten siempre dos o tres veces el "mami" para reclamar mi absoluta atención... Como quien llama a la puerta; supongo que es el "toc, toc, toc" para entrar en mi mente, por si estoy pensando en otra cosa)

- "¿¿Sabes qué han dicho en el cole hoooooy??"

Mami (38 años, paciencia en vías de extinción, y sobredosis de energía acumulada por culpa de llevar un mes de baja con la rodilla mala, de reposo):

 - " Dime, gorda"

Hija 3: -" Pues que ya hay tres casos de *E-bola en Madrid y que hay que tener mucho cuidado.

Hijo 2  (11 años): - ¡¡¡Es verdad, es verdad, es verdad maaaami!!! Menganito me ha dicho que si en cinco años no se encuentra la medicina que lo cura nos extinguimos!!!

Mami ( con alma de emoticono sorprendido, pero patidifusa por mis adentros, disimulando como se debe):

- " E-bola no hija, Ébola ; esdrújula con tilde.

Hijo 1 ( 14 para 15): - ¡¡¡ APOCALIIIIIPSISSSS!!!,¡¡¡APOCALIPSISSS!!!

Hija 3  ( con cara de pócker): - "Mami,¿¿¿ que es pocalísis???"

Hijo 1: - " Mamá, todas las esdrújulas llevan tilde... Desde luego, hay que ver que cosas dices...

Hijo 2:  -" Pues que se acaba el mundo." ( Se lo piensa un minuto , con cara de "acongoge")

-"¿Sí, mamá?¿¿ Nos vamos a morir todos??"-

Hijo 3  ( con voz distorsionada de hermano mayor hablándole en plan chulito a hermano menor):

- " ¡Hombre pues claro TTTTONTO, nos tendremos que morir todos algún día, no vas a vivir para siempre!, ¡¡desde luegooooo!!"-

Mami ( en grado 2  de paciencia-histerismo):


- ¡¡ NO LE HABLES ASÍ A TU HERMANO!! 


Hijo 2 : - ¡Eso! ¡No me hables así que  sabes que mami castiga el sarcasmo!

Hijo 3: - " Eso no es sarcasmo, TONTOOOOO"

Hija 3 ( Súper preocupada, advirtiéndome toda convencida ella , para que me andara con mucho cuidado):

 - " ¡¡¡¡Mami!!!! ¡Tú tienes que tener mucho cuidado, porque tienes un primo en Madrid!  

Mami: (...)

Hijo 1:

 ¡¡¡APOCALIIIIIIIPSSSSSIS!!!


 Cuento serenamente: 1, 2, 3... ( y  4, 5, 6 hasta infinitoooo y más allá). Respiro, y busco un hueco libre en mi cabeza (aspirante a súper madre), para contestar con la sabiduría y madurez que me deberían de caracterizar, a tanto problema existencial que me trae mi panda del cole.

    Y creedme que no fue fácil. Hasta ese momento, casi todo el espacio libre destinado a "problemas existenciales que me angustian por resolver" en mi cabecita, estaba casi, casi, casi,  ocupado por la angustiosa posibilidad de  que las lindas cabecitas de mis vástagos preguntones estuvieran invadidas por esos minúsculos seres intrusivos TAN repulsivos y quita-sueños de mamás; que se instalan de "ocupas", plantando vilmente y sin compasión ninguna, sus horribles liendrecillas .

    Había recibido por la mañana un whatsapp de mi hermana:

- " Me acaban de decir  que la cabeza de "fulanito", del colegio, tiene visitantes."-  (Y me ordena acto seguido):

                                                   - "¡BUSCA!"

Mi respuesta:

-  " No sé si lo superaré ..."  ( con su correspondiente emoticono de agobio)

   Fue como si se desplomara el cielo sobre mi cabeza¡¡¡  ¡¡¡No quería ese problema en este momento de mi vida!!!               

 ¡¡¡Ahora iba a ver fantasmas de piojos por todos lados!!! 

¡CUALQUIER CUERPO EXTRAÑO DENTRO DE LA CABEZA IBA A CONVERTIRLO CON MI AGOBIO,  EN PAPÁ PIOJO!

    Pero como soy adulta y aspirante a ser súper, no tuve más remedio que ocuparme ,  comiéndome de un plumazo  el "pre-" que va delante de  "-ocuparme", y me puse a rociar la casa entera como la que la está exorcizando con agua bendita, pero con árbol de té.  Y confié  en que lavar las cabezas durante dos meses con ese aceite mágico y apestoso  mezclado con el champú , hubieran hecho efecto repulsivo.

 Bien... Pues cuando ya hice espacio suficiente en mi cabeza para trabajar y reconducir el exceso (innecesario) de información , o des-información,- sobre el  "E- bóla", -un poco tuneada por la exageración de sus magnas  imaginaciones infantiles, todo hay que decirlo-, me suelta mi prenda, la peque:

Hija 3-" ¡¡Mami, mami!!. ¿¿Adán y Eva los creó Dios ya del tirón, así... de mayores?? ¿O los hizo de bebés?

 ¿¿??

 ¡¡¡Aurgggghhhhhhh!!! Zaaaas! Ufff ¡¡¡¿ Y ahora qué le digo?!!! Si estaba pensando ahora mismo qué es lo que les iba a poner de segundo; que no me quedaba forro suficiente para todos los libros... ¡Ah! tampoco queda celo y hay que comprar una plancha nueva. Así en frío no voy a quedar bien, así que le paso la pelota a mi marido:

Mami:-" Uishhh, hija, pregúntale a tu padre, que se ha leído la Biblia más veces que yo y la parte espiritual la tiene más fresca...

Hijo 1 ( a voces desde el salón):

- "¡¡ ESO ES MENTIRAAAAAAAAAAAAA!!    ¡Niñaaaa, nosotros venimos de los monos... que no te enteras de nada!"

  Ya, empieza a quererme salir espuma verde por la boca.

Hija 3 (sorprendidísima): "-  ¡¡¡Mamiiiii!!! ¿ Adán y Eva eran monoooooos?

Hijo 2 ( a grito pelao, recogiendo la ropa del tendedero desde el patio, según  nuestro ACCF -Acuerdo de Convenio de Colaboración Familiar-, desde que estoy cojita ):

- " Mamiiiiii, ¿ estas bragas negras son de mi hermana , no?

Mami: -" Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!! Niñoooooo, no grites; son mías, ¡¡¿cómo va a tener tu hermana unas bragas negras de encaje con 9 años...?!!"

Hijo 2 ( sorprendido y con el mismo tono) :- "  Mami, ¡¡¡ ¿¿¿seguro???!!!, ¡¡Esto no te cabe a ti!!"

Papi ( missing hasta ahora en la historia): - "¡¡¡Juá, juaá, juáa, juaaaaás!!!, ¡¡¡Nooooooooooo gordo, son las bragas de Fiona!!! ¡¡ Juás, juá, juá...!!

     ¡¡¡Zassssss!!! Dios mío de mi vida y de mi corazón, dame paciencia que hoy no llego a las 22:00 en condiciones humanas favorables... ¡¡¡MIERDA!!!  PENSÁNDOLO BIEN... Se me ha estropeado el peso, llevo un mes sin moverme en reposo, y no tengo espejo que me llegue al culo. ¿ Tendré más pandero y no me he dado cuenta? ¿Habré comido demasiado muesli por las noches?

Hija 3 ( entra en acción de nuevo y no me da tiempo suficiente a recrearme en mi desdicha por tener el culo más gordo):

- " Mami, mami, ¿ sabes que tienes que imprimir la circular de los Grupos del cole y también  el ingreso?¿ Y te tienes que meter en el grupo de whatsapp de las mamás para ver qué han dicho hoy de las tareas?

Mami: - "¡Para!¡¡ ¡¡¡Calla!!¡¡No te muevas!! No respires, que creo que te he visto   algo en la cabeza, déjame que busque...

Hija 3 ( sale corriendo , huye de mí, despavorida; casi llorando): -" Ofú, nooooo! ¡¡¡Maḿá , otra vez nooooo; que es caspa que nos sale por el árbol de té!!!"

Hijo 2: -" ¿Mami, qué hay de segundo?

Mami: - "¡Calla ya! Comidita buena ."

Hija 3: " Mami, déjame el móvil que lo miro yo."

Hijo 2: "¡¡¡ Maaaaami!!! ¡Venga yaaaaaaa! Dime lo que hay de segundo!!! Si no lo dices es que no es algo bueno. Pues no como. ¡Ea!"

Mami: -" No te dejo el móvil, que me lees todos los mensajes y después no sé qué es lo que me ha llegado. Poned la mesa ya los tres."

Hijo 2 ( a voces): ¡¡¡¡Maaaaaaaaaaami, dímeloooooooo!!!!

Mami (con histerismo en grado 3, grado en el que se pierden las formas maternales correctas y dejas salir a la bruja que lleva un rato pellizcándote la moral por salir):

- " MIERDA CON PATATAS."


Hijo 2 (estupefacto por el desdoble de personalidad repentino de su complaciente madre): "¿Mami?  ¡No se dicen tacos! ¿Porqué me hablas así  mamiiiii? ¿ Ya no me quieres? ¿¿¿Me quieres mami???"

Mami:
 -" ¡¡QUE -PONGÁIS- LA -MEEEEEESA- YAAAAAAAAAAAA!!"

Hijo 2: Mamá, yo no como hoy.

Hija 3 ( desde su cuarto): "- ¡Hoy no me tocaba a míiiiiiii! ¡Se lo cambié a los niños por recogerles la ropa y por un zumooooooo!-"

Mami:-"¡¡¡COMO TENGA QUE DECIRLO OTRA VEZ OS CASTIGO A LOS TRES SIN TABLET!!!
 
Hijo 2: -" Pero mamá si ya estamos castigados sin tablet desde hace un mes por papá... ¿no te acuerdas? "

Hijo 1: -"Máma, es que desde luego...


 ¡QUÉ DURO TRABAJO ES SER HIJO TUYO!


 
  Dedicado a todas las madres que viven como yo este panorama diario. Un pequeño caos que se ha convertido en nuestro mundo; un mundo lleno de momentos pequeños, simples y adorables... sin los que no podríamos vivir y sin los que no seríamos nosotras mismas. 

    Y las que como yo, al final del día a pesar de darse cuenta de que  no son perfectas súper mamis, porque el" súper" se les pierde en  ese largo camino que supone educar con cariño y paciencia -como buenamente vamos pudiendo compaginando momentos- ; se comen con papas a sus hijos dándoles el beso de buenas noches diciéndoles que todo saldrá bien, como si fuera el momento más maravilloso del mundo mundial, porque realmente lo es... aunque no tengamos ni idea de lo que va a pasar al día siguiente.

 Haciendo encajes de bolillos con LOS PROBLEMAS.


  *  Unas palabras sobre el Ébola. 


   Dedicaría un post entero, pero creo que en este tema sobran opiniones y palabras...  Algunas usadas como espadas y puñales y otras como escudos. Y es un tema al que deberíamos tenerles todos mucho respeto.

  Como madre, me asusta no poder contestar a mis hijos con certeza qué pasará mañana, porque los medios están demasiado preocupados en informar sobre "quién tuvo la culpa",  a pesar de que a  todos  nos enseñaron desde pequeñitos (y yo les enseño a ellos ahora), que  no se solucionan  nunca los problemas echándole la culpa a nadie ni a nada

   Consiguiendo así, desinformarnos más, asustarnos más ante la incertidumbre... Sin poder darle un argumento de tranquilidad y alivio a unos niños, cuando te preguntan todos los días si al final nos vamos a morir, porque no encuentren la medicina que nos cure...

   Ahora bien; pase lo que pase les quedará bien clarito que la culpa de todo fue de la pobre enfermera , que se llamaba Teresa y  que se ofreció voluntaria y que se contagió por un descuido.


    ¡Dios mío!, y  aunque mañana fuera el último día de nuestra vida, fuera el fin del mundo, y yo no pudiera hacer nada para solucionarlo; os aseguro que si está en mi mano, mis hijos se acostarían  esa noche ignorańdolo totalmente,  cenando lo que más les gusta, viendo Disney Channel o lo que ellos quisieran y yéndose a la cama con un reconfortante beso de buenas noches... Me quedaría  con ellos recostada recreándonos con algún buen recuerdo escogido entre todos y hablándoles de las tartas de cumpleaños que les voy hacer en sus cumples.

   Y creo que todo el mundo estará de acuerdo  en que no se debe de quitar el sueño a un niño con tanta alarma mediática gratuita.

  No es tan difícil disfrazar una realidad para ellos de esperanza. Y no de alarma.

  Lamento en el alma todo lo que está pasando...  y de cuantas cosas nos estamos dando cuenta realmente cuando se encuentra todo el mundo en el fango. 

 Cuanta ineptitud ante la vida. Cuanta falta de unidad...

 




    





    







    Llega un buen día en que te replanteas cada segundo de vida vivido. Valoras la calidad de cada uno de ellos y la intensidad con que ha sido sentido.

     Te preguntas porqué te ha llevado a ser la que eres en este momento de tu vida.
 
    Y hay veces que con ese recuento de momentos vividos sientes que la botella está vacía, y el resto que queda en el culo de la botella está intoxicado por vibraciones de la gente que te encuentras por el camino, que te hace convertirte en alguien que no quieres.
     De repente empieza a acompañarte un nubarrón gris en a cabeza y todo te sale mal, todo el mundo enferma o se muere, tus amigos tienen problemas y sólo te enteras de desgracias; HACIENDO QUE TE DE IMPORTE UN PIMIENTO ATRAVESAR LA DELGADA LÍNEA QUE EXISTE ENTRE TENER MIEDO Y MANDAR TODO A LA MIERDA.

   Sientes la necesidad imperiosa de llenar de nuevo la botella con una especie de elixir reciclado, como  una poción mágica que consiga eliminar toda partícula de toxicidad moral, y lo vuelva todo puro y  “lleno” de colores, con alegría  y vibraciones positivas; haciéndote olvidar lo malo. Para volver a contagiar a la gente con energía de la buena.

     Y al final te das cuenta con los años, que  muchas  veces son las que das , y no tantas las que recibes. He bautizado éste fenómeno  como  el  “boomerang emocional” o resonancia afectiva. Básicamente;  lo que mandas te vuelve - o no...-

    El caso es que la “sintonía afectiva “ o feeling , no la puede procurar  uno solo. Porque ya son demasiadas las veces  que me quedo esperando con cara de pócker el boomerang de cariño que lanzo al vacío , para que vuelva a mí con la misma intensidad.

    Y muchas veces no vuelve… o me da un buen golpetazo en la cara cuando menos me lo espero. Cierto es que no es que yo tenga un máster en cuidar las relaciones, pero me considero buena amiga de mis amigos. Inconstante, pero eterna. E intensa. Quiero a quién me quiere, a quién me elige, a quién me cuida, a quién me valora. Imagino que todos somos iguales en cuanto  a  la espera de esta resonancia.

    Antes era distinto, y me llenaba lanzar con todas mis fuerzas , apasionada e ilusionada ( e inocente) simplemente porque sí, COMO SI FUERA UNA DROGA… pero “Voilá”  ¡¡me he dado cuenta que a la vejez me duelen muchísimo más los guarrazos en la cara!! Y YA NO VIVO TAN BIÉN DE LA COJERA AFECTIVA

Parece que mis emociones me van exigiendo ser más tolerante conmigo misma.

ASÍ QUE HE DECIDIDO QUERERME UN POQUITO MÁS


PORQUE MUCHAS VECES ME DESCUIDO, POR CUIDAR LOS INTERESES DE LOS DEMÁS...

 Quisiera que todos fuéramos justos y equitativos y respondiéramos con el corazón en su justa medida. Pero eso es imposible. Así que me voy a recetar a mí misma unas pautas  PARA QUE NO DUELAN TANTO LAS "PIÑAS" QUE  PEGA EL BOOMERANG; PARA CUIDARME Y ENCONTRAR ESE PARAÍSO EN EL QUE ME  TOLERARÉ MÁS


DRA. YO MISMA:


  •        Practicar la autoempatía!! Quererme.  Y cuidarme. Primero BIEN DE MÍ. Poner un buen altavoz a lo que siento y tomarme tiempo para escucharme sólo a mí. Para reciclarme a mí misma. Y sentirme bien sin coste alguno para nadie y sin multar tanto a mi lado oscuro; que muchas veces no se equivoca.

  •          Hacer una “purga” a mis necesidades, para que no trabajar solo los “sucedáneos” de ellas.  Currarme las necesidades verdaderas, de verdad verdadera.

  •      Buen rollito y buenas acciones como droga. Sin efectos secundarios. Me procuran una paz interior que me ensancha el corazón enooooormemente  y la falta de sinceridad me lo estrecha. No puedo cambiar las situaciones que no me gustan; pero sí el modo en que reacciono ante ellas.

  •        Dejar de fantasear con los trágicos finales que el destino me depara cuando me pongo las gafas de ver en “melodramático”… Por muchas manchas, bultos  que me busque y dolores en los que me recree cuando me da la vena aprensiva cancerígena , no voy a amargarme hasta entonces con mis yu-yus hipocondríacos. La guerra que quede por dar, sea la que sea, que al menos sea de calidad.
 
  •    No juzgarme a mí misma. Porque muchos juicios pueden ser tóxicos condicionándome mi humor y mi energía se vuelve contra mí contaminándome mis ilusiones de niña chica – que las sigo teniendo-, provocándome  un desaliento moral que  me hace sentir “ vieja” por dentro.  Apartarme de quien me juzga, y sobre todo no juzgar; porque reduce las posibilidades de obtener lo que podemos esperar del otro, - y además me repatea que me juzguen injustamente-.

  •        Este podría entrar en el otro: CONCIENCIARME DE QUE, AFORTUNADAMENTE NO SOY LO QUE LOS DEMÁS PIENSAN DE MI. No soy una mujer con  nombre raro, histérica y nerviosa  o serena y tranquila con  un carácter más o menos  complaciente, más o menos arrugada o sin que me falte un pimiento, foca o fideo , fea o guapa, simpática o antipática,  de aquí o de la Conchinchina; dependiendo de cómo le dé el viento a mi “juez”  en un momento dado de su vida, sin permitirme matices por en medio. No; ni santa , ni demonio.

Soy mis pensamientos y todo  lo que me encandila, soy todo aquello que hago bien y que me gusta hacer; lo que me apasiona y lo que me agrada.  Soy el libro que me gusta leer. Soy mi desayuno favorito.Soy un gesto que me estremece y una canción que me motiva. Soy un beso que agradece -y que agradezco- , y una opinión positiva que se convierte en constructiva. Soy eso, y mil millones de cosas más… y no solo lo que la gente se empeña en ver en mí.  

Porque también soy la que en todo momento INTENTA CORREGIRSE CUANDO REPARA EN QUE ES LO QUE NO QUIERE SER.


  •         Aparcar el “modo histérico”. Estoy harta ya de gruñir. Alterarme por lo que no logro  no me lleva a ningún sitio bueno. No lamentarme por lo que sé que nunca  lograré, ahorrando energía para alcanzar  lo que sí  sé que puedo lograr aunque me cueste conseguirlo. Auto-palmaditas en la espalda. Refuerzo positivo para  mi ego, que se llama.

  •         Evitar ambientes enrarecidos por relaciones bloqueadas por las contusiones que me ha dejado el boomerang.  ¿Porqué intentar agradar y complacer  a quién no hace ni el más mínimo esfuerzo por ti? Por más que me cueste, me doy cuenta de que hay que dejar personas por el camino. Aunque al final siempre las recojo de nuevo para montarlos en mis autobús…

Y SOBRE TODO SER FELIZ DANDO MUCHO LAS GRACIAS POR TODO:  La Gratitud en las Relaciones Aparece si en Cada Instante Apreciamos la Sinceridad…

 Hace tiempo que lo leí en algún sitio y me encantó.

Es una palabra muy  sencilla cuando está llena de contenido, y demasiado complicada cuando está vacía. Y ya nos enseñaron a todos  de pequeñitos esta palabrita “mágica”, pero hay mucho analfabet@ emocional suelt@ que piensa que ser demasiado agradecido es de tontos.

GRACIAS ,GRACIAS, GRACIAS


P.d.:  Y a ver si me curo con un poquito de sano egoísmo...

 QUE PRACTICAR UN POCO EL ARTE DE MIRARSE EL OMBLIGO VIENE BIEN DE VEZ EN CUANDO.

Volando bajito...



  Mañana es mi cumpleaños... y sé que mis niños me están preparando una sorpresa, cuando no saben que el mejor regalo que Dios me ha dado es poder despertar  los 5 juntos, sanos y vivos... después de tantas cosas que  te pasan en la vida que te hacen pensar en lo que verdaderamente te merece la pena en la vida y lo que no. Esas cosas que te hacen  estar tan agradecida al simple hecho de tener una  bendita rutina familiar.

 Así, que aprovechando la compostura de las pocas horas que me quedan de 37 años, mi corazón tiene ganas de desahogarse con este post - que mi querida "mini" me está permitiendo escribir "casi" tranquilamente-...
    


     Ayer no tuve un buen  día; bueno, más bien se podría decir  que tuve un mal momento, en un momento dado del  día… 

    Porque a fin de cuentas, la vida es eso; una sucesión de momentos y la habilidad  o capacidad que aprendemos a desarrollar para saber vivir los buenos, y para soportar los malos.

      ¿Y PORQUÉ LLORÉ?  Pues supongo que en ésta última época de mi vida me he vuelto de lágrima facilona.  Y aunque he de decir que he derrochado muchos tipos de lágrimas;  justo las de este momento me dejaron un sabor muy amargo y  un dolor en la  conciencia extraño, por no saber controlar mis emociones...

    Puede que fuera una situación de las que normalmente se controlan, pero justo ayer, amanecí más vulnerable de lo común porque me desperté angustiada por una discusión que tuve en sueños con mi madre. Son pocas las veces que me ocurre; pero  llegan a ser tan reales, que de un sobresalto me despierto angustiada y acaba conmigo moralmente el resto del día. Imagino que mi subconsciente se queda pillado dándole al tarro, buscándole una lectura moral al sueño...

    El caso es que lloré al discutir con mi hijo mayor, y perdí los nervios; puede que esas lágrimas se escaparan por la fisura que  se había abierto en el  sueño, y por la angustia que me provocaba  haberla disgustado a ella, por tanto que discutíamos y los malos ratos que le hacía pasar cuando yo tenía la misma edad que él.  Puede que en ese momento después de la "riña noctámbula imaginaria"  no me creyese a mí misma lo suficiente "buena madre" para ninguno de ellos...

    Mis dos pequeños al verme llorar, vinieron corriendo a achucharme a besos, a secarme las lágrimas con sus manos tapándome  graciosamente los ojos, para que no salieran más… No tuve más remedio que resurgir  del barro en el que retozaba y en el que me había metido yo solita, con una orgullosa sonrisa.

    Así que a ellos; a mis ángeles, les escribo estas letras que espero que guarden para un futuro, para que cuando sean padres , sepan todo lo que le enseñaron a su madre y todo  lo que pueden aprender de sus hijos :


    "Sólo quería deciros que sois la luz de mi vida, y todo el sentido de ella...

   Quiero que sepáis que cada uno de los pasos que estoy dando en mi vida, lo doy para que los vuestros sean más fáciles. A pesar de que en ese afán de facilitaros el vuelo me equivoque alguna vez.

   Pero sé que ya habéis aprendido a perdonar con amor, todas las equivocaciones que se cometen por  amor. Y estoy orgullosa de vosotros por ello. 

    Supongo que sabréis con el tiempo, como ahora lo sé yo; que vuestros errores os enseñarán el camino a la serenidad, y las dificultades os ayudarán a enderezar el vuelo.  

 Pero  sobre todo aprenderéis... que superando tantas dificultades volando bajito... se llega tan alto que algún día os alegraréis de haberlas superado.

   Sois lo mejor de lo mejor que me ha pasado en mi vida. Y me quito el sombrero ante vosotros porque cada día que pasa, a pesar de que vais conociendo cada vez más partes de mí , -de esas partes que nadie debería conocer nunca-,

 HABÉIS CONSEGUIDO VER DENTRO DE LA PEOR DE MIS CARAS , LO MEJOR DE MÍ.   Y PODRÍA ASEGURAR QUE LO MEJOR DE MÍ  ES VUESTRA REALIDAD Y EL PRIVILEGIO DE PODER AYUDAROS A CRECER.

 Hacéis que me sienta como una pequeña joya, -CUANDO EN REALIDAD ME DEBERÍA SENTIR COMO UNA  VULGAR PIEDRA-, que solo puede ser evaluada por vosotros; mis pequeños expertos, esculpida a golpe de experiencia vivida juntos y pulida a base del amor que nos regalamos... cualquiera que sea, pero REAL.

    Espero que ese amor que guardáis tan puro dentro de vuestro corazoncito, lo guardéis para aquellos que os merezcan, y no regaléis ni una pizca  a ningún curioso que quiera solo echar un vistazo.

   Cuanto hemos aprendido juntos estos meses, en los que hemos crecido tanto:

  •     Ya sabemos que lo mejor, no siempre es lo más fácil .
 
  •    Sabemos que la peor opción no siempre es la más mala a escoger.
 
  •   Que el destino sabe porqué pasan las cosas, y que no debemos forzar nuestra suerte. Muchas veces las cosas son como tienen que ser. Y los días sin planes se disfrutan más.
 
  •   Que pasamos demasiado tiempo preocupados por lo que no importa y ocupados también, en lo que no nos aporta. Tiempo precioso  perdido intentando buscar solución  a  algo cuya salida no está en nuestras manos o tiempo precioso perdido delante de cualquier pantalla...


   Por cada uno de los besos y abrazos que me dais llenos de esa ternura y amor especial que recarga de alegría incondicional; se seca toda lágrima  y os hacéis más grandes en mi corazón como lo que sois: 


OJOS LIMPIOS, ALMAS SINCERAS; MIS ANGELITOS QUE ESCULPEN JOYAS.

UNOS ENCANTADORES ÁNGELES QUE LLEGARÁN DONDE QUIERAN CON ESE CORAZÓN... PERO VOLANDO BAJITO, QUE ADEMÁS DE SER MENOS PELIGROSO PARA LAS CAÍDAS,  Y MÁS FÁCIL PARA EMPRENDER UN NUEVO VUELO; DICE UN AMIGO MÍO QUE ES MUCHO MÁS DIVERTIDO.

  Y quiero que sepáis que vais a ser lo que queráis ser; y que siempre aguantaréis más de lo que creéis:

   Porque de esos cachitos de corazón cuando os lo rompan, de esos restos de mundo cuando se os venga encima, de todos esos problemas que os angustien, de todos los sinsabores que os amarguen; ya habéis aprendido la habilidad especial de asumir dificultades y de sacar la mejor lectura de ellas...


 Tan pequeñitos y tan grandes a la vez.


  Os lo dice vuestra madre... que ha aprendido en estos 6 meses más de vosotros de lo que os imagináis. ¡ Y tanto que me queda por seguir aprendiendo! 

OJALÁ TENGAMOS TODA NUESTRA VIDA PARA PASARLA JUNTOS. AUNQUE TODA LA VIDA SUPONGA UN SEGUNDO MÁS CON VOSOTROS."



P.D.: SOIS GENIALES. NO LO OLVIDÉIS.

Fenómeno Miller




    Mi hijo de 10 años, - el cual estaba harto ya de escuchar hablar de mis historias del colegio Miller y sobretodo del "titorí- tirorí"" del Whatsapp de organizadores delegados de la reunión (¡que por cierto, chapeau por tod@s!), me preguntaba el otro día con cara de "loflipoencolores" al enseñarle esta foto en el álbum que le regalamos a la Directora del colegio:

- "¡¡¡Mamaaaaá!!! ¿¿ Tú cole  qué era;  en blanco y negroooo??-"
-" Nooo, ¡niño! ¿porqué dices eso?
- No; mamáaaa ,que  lo que te digo es  que si tu realidad era en blanco y negro dentro del cole... ¡que no me entiendes!

 Depués de haber estado largo y tendido con un  curioso diálogo de metafísica infantil, le dije que para mí, entrar en el cole , suponía todo lo contrario: 

   ESE COLEGIO, ESE LUGAR, ERA UNA PROLONGACIÓN DE MI FAMILIA. LA VIDA  PARA MÍ ALLÍ ERA EN  COLORES... 

     Le dio un tono de luz y color indispensable para mi vida. Un color que no todo pintor puede tener en su paleta. El color de la ilusión por las cosas, la ilusión de vivir. El color de saber que podemos más de lo que creemos. El color de ser feliz.
  
    La cuestión es que hay cosas que no podemos recuperar, ni rescatar del olvido, más que con el recuerdo... Y qué difícil se nos hace a veces traer de vuelta a la memoria tantas cosas buenas, tantas cosas que nos gustaron; porque todas nuestras experiencias de hoy, serán objeto de recuerdo mañana y hacen de nosotros los que somos.

     Y seguiremos llenando  poquito a poco la mochila... y de todos esos recuerdos sólo lograremos rescatar de las garras del olvido los que más nos impacten. 

    Aquellos recuerdos escogidos, que nos estremecen  y que consiguen darle un buen "bapuleo" a nuestro espíritu  para que se agite y se  espabile, porque hay veces que  tendemos a magnificarlos con la imaginación voluntariamente para que contribuyan así a adornar nuestra historia; la historia que cada uno de nosotros lleva a sus espaldas. Otros, sin embargo los omitimos para que descansen para siempre.

    Pero  he de deciros que hay recuerdos que siempre me he resistido a perder:  por supuesto , absolutamente todos los recuerdos que viví junto a mi madre, -que ya no volverán más que en mi memoria,  guardados como un tesoro en mi corazón-,  y todos los que consigo rescatar del cole, mi pequeño paraíso en Avenida del Pinar; que es donde  empezó todo mi  viaje:

  •  Recuerdo cuando llegué los primeros días y  lloraba, lloraba y lloraba como una descosida histérica en el Kinder... me llevaron a clase de mi hermana mayor (cosa que no le hacía nada de gracia, ¡pero la obligaban!), para que me quedara con ella durante unos días hasta que se me pasara el miedo a estar sola. 

  •   Las vueltas y vueltas que me daba con mis amigas enganchadas de brazos “peinando” el patio del recreo: “- ¿QUIÉNNNNN-JUEEEEEEEE-GAAAA A POOOLILÁDRON?¡¡QUE DESPUÉS NO JUE- GAAAAAAAA!!!”

  •     Las veces que llegaba a mi casa con el ojo morado de soltarme en el “látigo “ porque rebotaba en ese suelo de cemento o con un chichón por jugar al “chorizo”.

  •      El orgullo de dibujar siendo una micaquilla, el cartel que durante unos años estuvo en la puerta de la Sala de Ordenadores… ¿ Qué habrá sido de él?

  •      Esa portera del colegio que nos sacaba de la clase uno a uno al sol para comprobar si teníamos piojos…¿Luisa  o Pepa se llamaba?

  •      Mis clases de ballet. Las coreografías de Ingrid a lo "Flashdance", y la genial relación que tenía con ella- aunque men mi clase me llamaran pelota…-. Esas horribles medias amarillas y embutida en el maillotcito negro que me ponía mi santa madre, con el pelo estirao con una cola para que se viera bien resplandeciente  y despejadita mi cara de papa.

  •    Mi teacher, que  nos premiaba con chuches y regalos en clase cuando hacíamos bien la tarea y  muchas veces se traía su perrito, dejándolo suelto para que jugara con uno y otro. Las clases (a aquellas a las que yo quería llegar parar ser "mayor",  que tenían nombres de animales : "Lions" , "Eagles"...), se daban fuera en el recreo cuando hacían días estupendos.

    Importaba la docencia, por supuesto, pero era  muchísimo más importante  enseñarnos a aprender a disfrutar, a respetar y  a convivir como una gran familia.


     En fin; historias, historias, historias y  otros tantos recuerdos mil, que nunca podré llegar a rescatar por completo. Pero existieron. Y contribuyeron en buena parte  a ser de mí la mujer que soy... O la niña que todavía queda en mí y disfruta tanto  haciendo el tonto con sus niños , quién sabe.

    Los tengo en  ese  mueble   de RECUERDOS “SELECTIVOS” que te hacen grande ( a los que todos recurrimos cuando estamos tristes o perdidillos)  bien guardadito, como trofeos de mi vida en algún rincón privilegiado de  mi corazoncito decorando mi alma, porque me  gustan tanto… Que necesito tenerlos  bien a mano para echarles un vistacillo de vez en cuando…

   Y gracias a este sábado, en esa magnífica e ilusionante reunión de compañeros ex alumnos, he conseguido más trofeos para ese mueble.

    He vivido, el "fenómeno Miller": ver disfrutar a tanta gente que no se veía desde hace cerca de 30 años, ilusionados por ese mismo motivo:

    Respirar el mismo olor a verde Montealto, hacer bolas con la misma arena, jugar con los mismos neumáticos y tirarse por el mismo tobogán; cantar las misma canciones en Inglés, tenerle el mismo “respeto” a la Directora, despertar por la mañana con la misma ilusión que un niño con zapatos nuevos... Y sobre todo enorgullecerse hoy, por el simple  motivo de haber tenido la suerte de vivirlo; la suerte de ser  uno de ellos.

    Si ya sentía esa cercanía, complicidad y ese extraño cariño,  por todo aquel que me he vuelto a encontrar y respiró “Miller” , durante el transcurso de estos 30 años... No sé que voy a hacer ahora cuando me encuentre con alguno, después de vivir la experiencia de  ese ambiente genial en esa magnífica y "currada" reunión ... 


¡ME L@S COMERÉ CON PAPAS!


 Creo que puedo decir orgullosa, que formo  parte de una curiosa y peculiar "HERMANDAD MILLERIANA", que está surgiendo a partir de la ilusión de cada uno de  nosotros. Que de alguna forma somos como una especie  de  "entrañables frikis" que están anclados en una idea fantástica e  idealizada  de lo que fue para nosotros un colegio distinto al resto

¿Pues sabéis qué? Puede que sí. Pero me llena de orgullo saber y  comprobar que no soy la única  que se quedó “tocá”. Somos absolutamente todos iguales.

Y es genial.

    Como una película que te encanta y nunca quieres que termine… esa era la sensación que  podría describir  básicamente la ilusión que sentía al estar  allí. Y el otro día me quedé con la misma sensación al reunirme con todos  y tener que irme. Se acabó la película demasiado pronto...


 GRACIAS A TODOS POR VOLVER A HABER SIDO EXACTAMENTE LO QUE SIEMPRE FUIMOS ALLÍ: NIÑOS FELICES QUE  APRENDÍAN A VIVIR DISFRUTANDO DE SERLO

LA MEJOR CANTERA DE PERSONAS: UN COLEGIO DONDE SOLO IMPORTABA SER FELIZ.

 Creo que es una de las cosas de las que estoy más orgullosa en mi vida: haber pasado mi infancia en el mejor colegio del mundo. La mejor infancia de mi vida. Los mejores sueños al recordarlo.





P.d. Mi reino por un paseo "virtualmente imaginario" desde el palomar de la parte de atrás del Kinder hasta el último chalet de la parte del campo de baloncesto, donde yo daba ballet y donde  hice mi Primera Confesión con D. Carlos. 

     Tirarme por el pasamanos de  esa escalera de madera "de los mayores ",  que hacía tanto ruido cuando bajaban en avalancha al terminar las clases;  cruzar ese puente de hierro que unía las dos partes y acabar con las manos llenas de callos de colgarnos en él... Terminar con los pies machacados a pisotones en la cantina cuando compraba chuche en el recreo. Y esos pizzetes...

     Ya no existirán más que en nuestros corazones. Y no es mal sitio.

MAGIC IS SOMETHING YOU MAKE...


    31 DÍAS. Es lo que he necesitado para reunir la magia necesaria para  convertirme de “triste post-legrada”  -que no paraba de lamentarse por su suerte-,  a   la  “disfrutona incombustible”  de siempre; con más ganas  que nunca de no perderme ni un minuto de intensidad en mi vida.

Magia… TAN NECESARIA PARA TODOS LOS “RESURGIRES” DE MI VIDA. Porque la vida es eso;  un continuo resurgir.

   Y profundamente creo que la calidad de una persona se mide por la cantidad de magia que es capaz de reunir  y la que es capaz de captar para resurgir en su vida, transformando lo malo en bueno y  lo destructivo en constructivo; a partir de ese tiempo perdido que hemos pasado esperando… A que nos pase algo mejor. Cuando resulta que ese “lo mejor” siempre lo tenemos delante y no lo vemos.

Magos y magas. QUE ME  ENAMORAN POR SU AUSENCIA DE MIEDO... Y ME CONTAGIAN

    Porque la magia está en el aire… Está en todo aquello que existe y no vemos. 

   Todo aquello que pasa desapercibido al resto de los mortales, pero que es objeto de deleite y disfrute para estas personas geniales con ese alegre don cargado de infinito carisma. Ell@s  saben que la necesitan para respirar, convirtiendo "crudeza de realidad" en "magia cotidiana”; una magia humilde, de estar por casa, que es la verdadera esencia del vivir. Del buen vivir. Ese al que no llegamos todos...

   Mi reino porque no me falten nunca esas personas que transforman mis momentos sencillos en momentos únicos, estelares, llenos de alegría; a pesar de que la tristeza alguna vez, haya inundado sus ganas de vivir . Porque existen hechos tristes  en el recorrido de la vida de cada uno, que si no  encajan bien, te agrían el carácter y te amargan el alma… ¡y nadie más que el que lo vivió lo sabe!

    Mag@s, que  han sacado  “momentos” para mí, de sus chisteras, … No importa cómo , ni cuando , ni dónde; solo importa con quién, con ese arte  encantador de hacer visible lo invisible:

  •            Las sonrisas de mis hijos,  a las que que tanto trabajo les he dado, para secar mis lágrimas. Sus sonrisas han conseguido  los mejores momentos con tan sólo ese golpe de amor con su varita. Su magia me ha devuelto la intensidad que necesito para vivirlos.


  •       Una cena preparada  con todo detalle por una amiga genial que quiere animarte, que convierte una cena normal, en ” la cena en la que nos divertimos tanto, y tanto me sirvió justo en ese momento y no en otro”; distinguiéndola de todas las demás por la magia del cariño en que preparó todo.


  •         Unos días de desconexión fuera de  mi contexto, en casa de unos amigos; mis corazones carismáticos, que convirtieron mi escapada en “la escapada que tanto necesitaba y que tanto disfrutaron mis hijos”… Gracias de corazón a mis corazones.


  •         Buenos ratos con buenos amigos, haciendo nuevos -buenos- amigos y  procurando algún  paréntesis para ser tu misma  -o simplemente para dejar de  serlo por unos minutos-, conversando en confianza  con  personas interesantes con las que jamás habrías pensado que compartirías momentos y risas; desconcertándote por su cercanía  y por lo extraño de las situaciones. Convirtiendo esos momentos  tan divertidos cargados de magia en “los momentos en los que aquellas personas me merecieron más respeto aún del que ya les tenía."


  •       La magia de mis amig@s,  el cariño de los de siempre y del de aquell@s que al cruzarse conmigo en el camino, se han  querido quedar  para no irse  más. Aquell@s a los que no dejaré caer nunca, porque su afecto jamás me dejará caer a mí...


 Me han enseñado que debemos aprender a no esperar ” los momentos” para ser feliz, transformando la realidad con una varita , tan sólo para  crearlos y hacerlos tuyos:



Transformar aquello que en realidad no es, en algo que sea… y en algo bueno para nosotros y para los nuestros. Buen ánimo, ilusión, carácter y sonrisas generosas. Trasnochar alguna vez, enamorarte todos los días, mojarte bajo la lluvia, perder el tiempo sensatamente para aumentar el valor de los minutos que le ganamos a la vida... No darle demasiada importancia a lo que no la tiene... bailar , cantar, besar, reír; probar cosas nuevas , conocer aquello que no conoces y siempre quisiste .  

Hacer lo que nunca y hicisteNo tener máscaras. Ignorar a quien no le importasRechazar a quien te hace menguarViajar...

Ser tremendamente sincero, con uno mismo con el que más; seguir teniendo la oportunidad  de equivocarte para aprender y perder el miedo a volver a hacerlo.  Palabras que reconfortan, saltos al vacío, afectos desinteresados. Silencios entendidos…

Querer, querer y querer ¡con todas tus ganas!, y decir siempre la verdad, disfrazando la que duele; intentar no fallar, no perder tiempo con enfados, aprendiendo a ser condescendiente con uno mism@disfrutando de ser quien eres.

Cambiar la forma de ver las cosas; para que las cosas cambien...

Magia es saber que nada tiene arreglo menos la muerte, y que ésta  no es el final, aunque no tengamos claro si supone algún principio.  Y conservar siempre en el recuerdo a los que se nos  fueron, como consuelo de todo ese tiempo injusto que perdimos sin su presencia, por años que pasen y lluvia que caiga...
         


PORQUE HAY QUE VIVIR  PROYECTANDO GRANDES MOMENTOS PARA DISFRUTAR DE LAS PEQUEÑAS COSAS QUE LLENAN MÁS QUE LAS GRANDES, QUE NUNCA LLEGAN…


Así que sí; he decidido ser feliz para vivir una vida mágica, vivida por MI MISMA y no por otros, según MIS intereses, y los de los míos. Sin lamentos y sin penas. Porque todo tiene arreglo. Según mi punto de vista , que puede ser más o menos perfecto- más o menos equivocado-, pero a fin de cuentas, no deja de ser el mío.-


P.D.: Magia supone para mí, por ejemplo, bailar "Sufre Mamón" de Hombres G, a berrido sacado en la cocina de mi casa, dejándome la espalda con mi hija en brazos, haciendo un descanso mientras pelo calabazas para el puré del día siguiente, plancho y le tomo Lengua... justo el día en que recibo por correo el análisis patológico del legrado que me practicaron hace un mes, y justo el día en que tenía mi ecografía de las 12 semanas.

Esa soy yo... cuajona innata. Pero me siento victoriosa por vencer a la pena. Y hoy me doy cuenta de que reírme de mí misma ha hecho que retome el "camino" con más ganas que nunca. Esa es la magia que me da la vida; aprender magia para regalar magia.



GRACIAS A TOD@S MIS MAG@S